Comprar una estufa de parafina o queroseno. Toda la información que debes conocer antes.

Aunque en España las estufas de parafina no sean las más usadas, existen otros paises como por ejemplo es Chile, en los que comprar estufas de parafina es algo completamente normal. Y es que los calefactores a parafina tienen un precio muy asequible para la economía doméstica. Lo que hace que sino quieres invertir en exceso ahora mismo en una estufa de pellets o de gas, una calefacción de parafina puede ser perfecta. También se las conoce como estufas de queroseno o kerosene.

Estufa de pelletsEstufa eléctricaEstufas de gas butano
estufa barata de pelletcalentador electrico portatilcomprar estufa de gas llama azul
Descubrir precioDescubrir precioDescubrir precio
O si apenas vas a tener necesidad de ponerla a lo largo del año y no necesitas una estufa de más potencia. Sea como fuere, las estufas de parafina y queroseno siguen siendo una alternativa excelente para proporcionar calor a habitaciones de pequeño tamaño que estén bien ventiladas.

Junto con las estufas eléctricas, las de parafina son grandes calefactores portátiles que poder llevar de un sitio a otro cuando lo necesites. Además de que proporcionan rápidamente calor para caldear la sala en la que estén. Si te interesa este tipo de calefacción, te recomiendo también que mires las estufas de gas, y sin ninguna duda las estufas eléctricas. Éstas últimas pueden ser las que más te interesen incluso.

Por supuesto, al ser la parafina un combustible de estufas que surge del petróleo, existen medidas de seguridad que tienen que ser tomadas en cuenta. Tal como usarla en un espacio ventilado siempre debido a la creación de monóxido de carbono. También hay que tener en cuenta que usar como combustible la parafina supone aceptar que el precio de la misma varíe junto al precio del petróleo. Según el tipo de estufa de queroseno que elijas, no hará falta que tenga energía eléctrica para funcionar.

¿Qué es una estufa de parafina y queroseno y porqué comprar una?

Un calefactor de kerosene o queroseno es una estufa pensada para funcionar quemando dicho material como combustible. Su funcionamiento es muy similar al de cualquier otro modelo de estufas. Siendo quizá el más parecido el de las estufas de gas butano.

Estos modelos son perfectos para zonas con cortes frecuentes de luz donde usar una estufa de pellets o una eléctrica supondría pasar frío si los apagones son largos. Hay que decir que existe un tipo de estufa de parafina que funciona con electricidad, por lo que ese modelo no serviría en ese caso. En situaciones así, una calefacción de parafina de mecha tradicional es la solución perfecta. No depende de ningún tipo de energía externa para funcionar largo tiempo.

Las estufas de queroseno y parafina están pensadas para tener una vida útil de larga duración. Es decir, funcionan perfectamente hasta 25 años. Obviamente deben de limpiarse y hacerles un cierto mantenimiento al igual que a todas las demás estufas que puedas comprar. Con un cuidado adecuado, esos 25 años de vida útil verás que se cumple, y rentabilizas con creces lo que ha supuesto su compra. Además tienen otras características interesantes estos calefactores de parafina, así que vamos a hacer tu y yo aquí una lista de cosas útiles que necesitas saber. Así sabrás si éstas estufas de queroseno cubren tus necesidades o necesitas una estufa de pellets por ejemplo.

Cosas buenas y malas de las estufas de queroseno y parafina

Personalmente yo soy más de usar estufas de gas butano más que de queroseno, aunque realmente en su funcionamiento práctico son bastante similares. Una de las cosas que tienen en común los calefactores de keroseno y los de gas butano es que ambos generan monóxido de carbono. Lo que te obliga a tomar ciertas medidas de seguridad, muy fáciles de aplicar eso si.

Hay quien dice que las estufas de parafina generan menos gases de monóxido de carbono que las estufas de gas butano. Lo cierto es que no existe ninguna diferencia digna de destacar en ese sentido. Te aseguro que sino ventilas adecuadamente la habitación, independientemente de que sea de butano o de queroseno, vas a tener los mismos problemas.

Merece la pena decir que al igual que las de gas, en su gran mayoría, las de parafina también traen consigo mecanismos de seguridad actualmente. Esto hace que si hay un exceso de concentración de gases tóxicos para las personas, automáticamente se apague. Del mismo modo según el modelo cuentan con sensor de temperatura para que si llega a ser excesivamente baja, se enciende automáticamente. Hablo de temperaturas realmente bajas, de cinco grados y similares. Esto resulta muy útil, si tienes conectada la estufa de keroseno a las tuberías de agua que recorren los radiadores. De esa forma se evita la congelación de las mismas con el ahorro en tiempo que supone su descongelación.

Su principal encanto está en la rapidez con la que se impregna de calor la habitación que tiene la calefacción de queroseno y parafina. Con lo que si vas a ir a una casa de vacaciones que lleve bastante tiempo cerrada, agradecerás poder eliminar la humedad y el frío ambiental rápidamente.

Ventajas de las estufas de parafina

  • Calor seco: Los calefactores de queroseno apenas causan humedad, a diferencia de otros tipos de calefacción como la de gas butano. Esto favorece la rápida sensación de calor que con otros modelos tarda más en hacerse presente.
  • La parafina es un combustible seguro. No presenta riesgo de explosión como pasaría con el butano, y aunque el riesgo de incendio sigue estando presente, es muy bajo. Necesita alcanzar más de 60 grados para empezar a quemarse por lo que el riesgo es mínimo.
  • No necesita tener instalaciones de ningún tipo ni depender de tuberías ni luz (salvo algunos tipos de calefactores que tienen quemadores eléctricos).
  • El calor se propaga muy rápidamente.
  • Pensada para calentar aproximadamente 20 metros cuadrados, pero los modelos de gama alta pueden calentar tres veces ese tamaño.
  • Gran rendimiento: Eficacia energética cercana al 100%.
  • Gran ahorro: Empleando unos 20 litros de queroseno o parafina líquida se consigue que esté activa casi 100 horas. Muy a tener en cuenta. De esta manera te darás cuenta del gran ahorro que supone. Más abajo hay una sección hablando en más detalle de ello.
  • Las estufas de parafina son baratas.

Desventajas de las estufas de parafina

  • Sólo para espacios ventilados.
  • No puede utilizarse para calentar tu habitación por la noche por el monóxido de carbono.
  • La parafina y el queroseno son combustibles que desprenden olor. Especialmente en la etapa de encendido.
  • Hay que tener cuidado con el monóxido de carbono y siempre tener la habitación en la que esté la estufa de parafina muy bien ventilada. Tiene sistemas de seguridad, pero ello no significa que vayas a descuidar tu seguridad.

Cómo elegir bien una estufa de parafina: 2 tipos de estufas de queroseno disponibles en el mercado

Estufa de pelletsEstufa eléctricaEstufas de gas butano
estufa barata de pelletcalentador electrico portatilcomprar estufa de gas llama azul
Descubrir precioDescubrir precioDescubrir precio

A diferencia de las estufas de leña, eléctricas o de pellets, cuando hablamos de calefacción de queroseno la lista de opciones disponibles en el mercado es bastante más reducida. Concretamente, a dos versiones únicamente. Si dejas de lado los accesorios tales como temporizadores y reguladores de temperatura, los dos tipos de estufas de queroseno se diferencian en el proceso de quemado del combustible.

Estufas de parafina de mecha: Por un lado están las estufas de kerosene de mecha tradicionales. Esta mecha se enciende al entrar en contacto con el queroseno y empieza a producirse la combustión. Esta misma mecha de encendido es la que permite a las estufas de parafina funcionar a pleno rendimiento sin necesidad de electricidad. Razón por la cual son perfectas para calentar casas que estén fuera de la red eléctrica o que sufran cortes frecuentes de luz.

Eso si, ten en cuenta que la mecha no dura eternamente, y que periódicamente tendrás que reemplazarla por otra mecha nueva hasta que se consuma. Realmente es algo que se hace fácilmente y que basta con comprar varias mechas una única vez para tener reservas durante un tiempo. Con algo de previsión, no tendrás que preocuparte por esto en mucho tiempo.

 

Estufas de queroseno con encendido eléctrico: Por otro lado están estos modelos de encendido eléctrico. La única diferencia práctica que existe entre este diseño de calefacción de queroseno y el anterior es que tiene un quemador eléctrico que se encarga de realizar la combustión del kerosene.

Tiene la ventaja de que te evitarás tener que pensar en comprar mechas de encendido para reemplazar la que se esté agotando con su uso. Pero salvando esa diferencia, las dos versiones de este calefactor de combustible líquido funcionan exactamente igual.

A título personal considero algo más bonitas las de mecha porque resultan más….antiguas por así decirlo. Aunque si prefieres un planteamiento práctico, entonces la versión que tiene quemador eléctrico es la que realmente te interesará.

Funcionamiento de una estufa de parafina

Ya en los párrafos anteriores está bastante claro como funciona una estufa basada en combustible líquido de queroseno. Así que lo mejor es ver cómo es el proceso en vídeo para que quede completamente claro. Como existen dos modelos diferentes de calefactores de parafina, puedes echar un vistazo a ambos en vídeo. Normalmente los modelos de mecha son diseños antiguos, aunque también hay versiones modernas que permiten que sean un elemento útil también como adorno decorativo. Dicho esto, aquí tienes los vídeos de ambas versiones.

Encendido de un calefactor de queroseno de mecha (modelo antiguo):

Encendido de un calefactor de queroseno con quemador eléctrico (modelo moderno):

Combustible: Qué es la parafina y donde comprar parafina líquida

El combustible líquido utilizado por este tipo de calefactores es la parafina y el queroseno. Existen ciertas diferencias entre ambos aunque a nivel comercial son frecuentemente considerados la misma cosa. Es decir, prácticamente el queroseno y la parafina de estufas son sinónimos a los efectos que a ti te interesa como combustible de estas estufas.

Si tienes alguna duda, cuando tengas el modelo en tu casa, revisa el manual de instrucciones y encontrarás todas las posibles referencias que puedas necesitar. Pero a efectos prácticos puedes relajarte y tomar el queroseno y la parafina como fuentes de combustible líquido viable para estas máquinas.

A grandes rasgos y sin entrar en demasiados detalles técnicos, la parafina se consigue a través de un proceso de filtrado del petróleo, destilado a muy altas temperaturas. Con eso se logra un aceite que después se enfría y al cristalizarse se convierte en parafina después de varios procesos de filtración y de lavados tanto ácidos como alcalinos. Dicho en pocas palabras, la parafina y el queroseno son derivados del petróleo. Lo que también implica que su precio varía en función del precio del petroleo mismo.

Un consejo para evitar el olor de la parafina

Sin duda alguna la parte que menos gusta de las estufas de parafina es el característico olor del queroseno al encenderlas. Eso es algo que no puede evitarse, forma parte de cómo es este modelo de calefacción. Pero pueden hacerse algunas cosas para mitigar y reducir la fuerza del olor en caso de que te disguste el olor del queroseno.

Ten en cuenta, que muchas veces el olor que produce en sus inicios la estufa de queroseno o parafina líquida está ligado al estado de la mecha. La mejor manera de reducir su intensidad es que al empezar a usarla por primera vez esa mecha, dejes que se queme su extremo. Eso hará que su olor sea menor. Si haces esto periódicamente verás como la fuerza del olor que desprende es mucho menor.

También puedes encender directamente la estufa de parafina líquida con muy poca cantidad, y dejar que se consuma completamente. Tendrá el mismo resultado quemando la mecha y reduciendo el futuro olor que tendrá a sus inicios y al acabar de usarse.

Medidas de seguridad a tener en cuenta al usar tu estufa de queroseno nueva

Si bien las estufas de kerosene son seguras y fáciles de usar, siempre es importante recordar las medidas básicas de seguridad que garantizarán que puedas disfrutar de tu estufa por completo. Como vas a ver, realmente son fáciles de hacer.

  1. Dado que el queroseno generará monóxido de carbono, es importante abrir alguna ventana o puerta para que se renueve el aire de la sala al menos una vez cada hora. Lo recomendable sería hacerlo un par de veces a la hora al menos para asegurarte que el nivel de monóxido de carbono siempre sea mínimo. Hazlo independientemente de que tu modelo de estufa de parafina tenga un sensor que haga que se detenga cuando el nivel de CO sea relevante.
  2. Mantenla lejos de la humedad y evita que se llegue a mojar para que funcione bien. Eso incluye tenerla guardada en un lugar seco en los meses que no vayas a usarla.
  3. Aunque no sea completamente necesario, cambia la mecha del calefactor de queroseno cada año. Las mechas impregnadas de queroseno tienen un olor fuerte y cuando vuelvas a usarla será considerable durante los primeros cinco o diez minutos de su uso. Dado el coste ínfimo que tiene una mecha, tener unas cuantas guardadas para cambiarlas cada año es completamente normal.
  4. Aunque puedas, no mezcles distintos tipos de queroseno y parafina. Usa la que en las instrucciones te venga recomendada para tu modelo y así aumentarás su vida útil.
  5. No pongas nada encima de la estufa. Aunque parezca extraño, hay bastante gente que lo hace por diversos motivos como darle más humedad al ambiente ya que es calor seco. Hacer eso hará que se ensucie la estufa, creará polvo, posiblemente cree demasiada humedad ambiental, y acabe dañando la vida útil de tu calefacción de parafina.
  6. Ten la estufa lejos de cualquier prenda que pueda prenderse fuego con el calor.
  7. Cuando no la necesites más en un tiempo, asegúrate de guardarla bien. Evita cubriéndola adecuadamente de que se le entre humedad y polvo a lo largo de los meses que esté sin usar.

El precio de una estufa de parafina en términos de consumo y su ahorro

Para terminar, vamos a la parte que más te interesará antes de comprar tu estufa de parafina o decidirte por una de gas o eléctrica. Vamos a poner como ejemplo una estufa de parafina con quemador eléctrico. Actualmente existen modelos, que son los que más me gustan, que en lugar de necesitar una toma de energía eléctrica usan pilas. De esta manera te evitas la dependencia de un sistema constante de luz para que funcione bien.

Un modelo estándar estufa de queroseno o parafina consume, aproximadamente, 0,3 litros de parafina cada hora de uso que tiene. Es decir, usándola 5 horas diariamente todos los días tendría un coste aproximado de 47 litros mensuales.

Al momento de escribir este artículo la parafina tiene un precio de 2,50 € aproximadamente. Aunque recordad que puede variar en función del precio del petróleo. Esto significa que calentarse durante todo un mes ese tiempo son 117,50 €.

Te recomiendo que todavía no lo has hecho, que busques aquí información sobre las estufas de gas butano y las eléctricas. Seguramente te interese, y mucho.

Desde estufasycalefactores.com te recomendamos ESTA estufa. comprar estufa de gas llama azul Haz clic en la imagen para conocer su precio actual en Amazon.