Qué necesitas saber antes de comprar una estufa de leña

Me encantan las estufas de leña, no se a ti, pero a mi me transmiten una sensación de relax que no se puede comprar con nada más. ¡Y como vas a leer resultan muy económicas! Escuchar el sonido del fuego consumir la madera lentamente, mientras miras cualquiera de los muchos diseños de estufas a leña que existen es muy gratificante. Por eso mismo son mis modelos de calefactor preferidos. Lo cierto es que siempre he vivido en una zona en la que las calderas de leña y carbón son frecuentes. Por lo que he crecido rodeado de este sistema de calefacción.

Por eso, es el primer tipo de estufa sobre el que quiero escribir y entrar en detalles. Supongo que para cuando leas esto, ya habré analizado también todos los otros modelos con sus respectivos combustibles. Para mi, éste es el que más me gusta, aunque no sea perfecto. Desde luego es una de las mejores alternativas al ser una estufa de bajo consumo comparado con otros sistemas de calefacción.

En lo que toca al ahorro, yo diría que están en el término intermedio de la escala. Por ejemplo, las estufas de pellets son algo más eficientes a la hora de aprovechar los recursos y el almacenaje del pellet resulta más simple en términos de espacio que la leña.

Eso si, visualmente las estufas y cocinas a leña cuentan con una gran ventaja frente al resto en lo que a materiales de combustible se refiere. Un espacio de almacén de la madera y leña que vas a quemar en los meses de invierno es mucho más bonito que el de los pelletes. O que las bombonas de gas butano, propano, etc. ¡Pero ya entraremos en esos detalles más abajo! Ahora vamos a lo que te interesa, y si las que funcionan a leña es lo que mejor se adapta a tu casa, y tus necesidades.

Ventajas e inconvenientes de las estufas de leña modernas y antiguas

Para saber si un calefactor a base de leña y madera es lo que necesitas, hay que tener en cuenta varios apartados diferentes. Instalación, hogar (sitio de almacenamiento de la leña), tipo de casa en la que se quiera poner… Por eso, merece la pena destacar los puntos fuertes y los puntos débiles de estos calefactores a leña para tomar la mejor decisión.

Beneficios de las calefacciones de leña

– El precio: La leña resulta más que aceptable en términos de precio para comprar una buena cantidad de ella para quemar. Además, en función de la época en la que la compres, el precio puede bajar más que los combustibles de otras calderas y estufas.
– Distribución: La energía calorífica que desprende es muy notable a cortas distancias, mucho más que otros modelos a gas o eléctricas.
– Estética: Seamos sinceros, ¿a quién no le gusta el olor de la leña y el sonido del crepitar del fuego?
– Decoración: A nivel decorativo las estufas de leña modernas son tremendamente elegantes.
– Excelente rendimiento.
– Según el modelo, puede ser la fuente principal para calentar la casa, o un apoyo ocasional según necesites.
Desventajas a tener en cuenta.
– Seguridad: Dado que es una fuente de calor directa hay que tomar medidas de seguridad para evitar incendios y también quemaduras en los más pequeños de la casa. Por suerte, las medidas son fáciles de aplicar.
– Limpieza: La leña deja residuos que hay que limpiar si quieres que siga funcionando tu calefacción. Realmente no lleva mucho tiempo esa tarea de limpiar los restos de madera quemada. Es algo inevitable pero fácil de hacer también.
– Almacenaje: La madera ocupa espacio, que tendrás que tener disponible previamente para guardarla. Hay dos opciones, o tienes mucha guardada para usar durante meses, o haces pedidos periódicos. Depende de tus necesidades, y el espacio disponible. A mayor pedido, menor el coste que tendrá para ti la leña. Lo que supone un ahorro a largo plazo.

Una mención a parte se merecen las estufas de panadero de leña que traen consigo un horno en la zona superior de las mismas. Lo que te ofrece la maravillosa opción de cocinar algo al mismo tiempo que calientas toda la habitación o toda la casa. Aquí hay un ahorro muy interesante ya que estás evitando gastar electricidad, en caso de tener vitrocerámica. O gas, en caso de una cocina que funcione con dicho combustible.

Además, cada vez es más frecuente que las estufas a leña modernas traigan consigo un depósito para la leña que vas a consumir ese día. Y así tienes el ahorro de tiempo y esfuerzo que supone ir hasta el hogar, el sitio de almacenaje de la leña. Cosa que se agradece enormemente una vez que te acostumbras a ello.

Top estufas de leña en 2018

Estufa de pelletsEstufa eléctricaEstufas de gas butano
estufa barata de pelletcalentador electrico portatilcomprar estufa de gas llama azul
Descubrir precioDescubrir precioDescubrir precio

Cómo elegir bien un calefactor:6 tipos de estufas de leña disponibles en el mercado

La calefacción de leña tiene múltiples versiones diferentes. Por supuesto, tienen en común el combustible, todas usan leña para proporcionar energía calorífica. Dejando eso a un lado, existen diferencias entre los modelos de calefactores de biomasa de árboles. Lo que lleva a dividirlo en distintos tipos de estufas a leña.

Estos tipos son: Tradicional | Con leñero |Turbo | Doble combustión | Refractaria| Panadero
Tradicionales: Las estufas calefactores de leña de toda la vida, pero con un toque más moderno en su diseño que se agradece. Este sistema de calefacción se adapta tanto como elemento principal para calentar el hogar, como a ser un apoyo a la calefacción central.
Estufa con leñero: Esta versión está pensada para servir principalmente como refuerzo complementario, perfecta para calentar zonas determinadas. Su capacidad de trabajo le permite funcionar perfectamente en torno a las seis horas seguidas. Cuenta con un soporte para que la leña esté siempre a mano y así evitar tener que ir al sitio de almacenaje a por más. Algo que se agradece enormemente. Son unos modelos con muy buena aceptación y rendimiento.
Estufa Turbo: También llamada estufa cohete debido a la forma que tienen y la llama de fuego que producen. Están pensadas para ser estufas de cocina. Gracias a la llama única y central que tienen, permiten que puedas poner encima productos para cocinar. Son baratas y tienen un rendimiento muy interesante. Eso sí, sólo úsala para calentar una habitación. Ya que en términos de calefacción global para toda tu casa, no te va a servir.

Estufas de panadero: Una versión de la calefacción de madera tradicional. Con una adaptación pensada para poder preparar alimentos al mismo tiempo que calentamos nuestro hogar. Son unas estufas de gran calidad y si te gusta cocinar pizzas, este es tu modelo. En lo que respecta al precio por el que puedes comprar una estufa de leña de panadero, no dista demasiado del precio de una calefacción tradicional. Es algo superior lógicamente. Pero dado que te permite ahorrar al aprovechar el calor para cocinar lo compensa de sobra.

Estufa de doble combustión: La joya en calidad/precio. Las estufas con doble cámara de combustión, se las conoce así aunque sólo tienen una cámara realmente, es el premio gordo para tu bolsillo. Eficiente y ecológica a partes iguales.

Por un lado permite eliminar una gran cantidad de gases extra frente a cualquier otro modelo. Y al mismo tiempo, reduce los residuos sólidos de madera quemada en hasta un 80-85% según el modelo. Una auténtica preciosidad.

Además de doble combustión puedes encontrarla como estufa de postcombustión aunque su nombre popular sea el de doble combustión. Aquí tienes un vídeo para apreciar su funcionamiento teórico y práctico.

Estufa refractaria: Este tipo de calefactor de leña es de un tamaño más grande que el resto de modelos. Esto se debe a que está diseñada para trabajar durante más tiempo, entre unas 18-22 horas aproximadamente.

Su principal característica diferenciadora es que este calefactor a leña está construido con material refractario. Haciendo que la temperatura se conserve extraordinariamente bien. Eso es lo que le permite funcionar durante tanto tiempo y distribuir el calor eficazmente por toda la casa.

Si quieres hacer una inversión a largo plazo, apuesta de cabeza por una calefacción refractaria. El ahorro de usar este tipo de instalación es increíblemente notorio. Ten en cuenta que los materiales con los que se construye, absorben y retienen el calor durante muchas horas. Por ejemplo, encendiéndola durante tres horas almacena el suficiente calor para calentar tu hogar entre 9 y 22 horas. Todo depende del modelo y de la calidad de la leña empleada.

Ventajas que tiene al instalar una calefacción a leña

Qué duda cabe que la instalación es la parte más desagradable de cualquier calefacción. Da igual el tipo de calefactor que sea. En el caso de este modelo de calentador resulta realmente fácil. Tan sólo hace falta prepara una adecuada extracción y salida del humo al exterior del hogar y listo.

Por supuesto, hay que tener en cuenta la distribución de la casa, ya que la colocación del conducto de extracción de humos necesitará adaptarse a la misma. Esto hace que algunos sitios sean más fáciles para instalar que otros y necesitar menos materiales. También hay que tener en cuenta el potencial calor que tendrá la canalización. Alejando del mismo aquellos materiales que puedan calentarse demasiado por motivos de seguridad.

Hay que tener en cuenta también que si los tubos van por dentro de la casa de manera visible, eso también condicionará el acabado estético de la habitación. Esto puede ser un pro y un contra al mismo tiempo. Si se sabe aprovechar, puede utilizarse como un elemento decorativo más muy interesante y estético.

Estufa de pelletsEstufa eléctricaEstufas de gas butano
estufa barata de pelletcalentador electrico portatilcomprar estufa de gas llama azul
Descubrir precioDescubrir precioDescubrir precio

Elegir la mejor leña para tu chimenea: Tala| Humedad | Almacenamiento | Comprar

No toda la madera quema igual de bien. Su calidad depende de diversos factores como del tipo de árbol utilizado para obtener la madera, o cómo se ha almacenado. También es muy importante el nivel de humedad que tenga dicha madera.

Por ejemplo, la madera que en su interior todavía está húmeda, con una tasa de humedad aproximada del 20%, es ideal para quemar y que la leña aguante quemándose bastante tiempo. Por el contrario, si la leña está excesivamente seca, se quemará rápidamente y no será un calor prolongado en el tiempo. Por ello, si quieres tener un calefactor de leña encendido por la noche y que te aguante hasta la mañana, recuerda usar leña ligeramente húmeda.

Cómo almacenar la leña

Voy a hacer una distinción aquí. Por un lado, irá la madera industrial que compraríamos directamente lista para quemar. Por lo general, en ese caso suele ser leña seca que está lista para quemar y a un bajo coste. Esto varía en función del sitio en el que lo compres, pero siempre suele ser un precio barato. Lo mejor es preguntarlo ya que pueden tenerla separada.

Por otro, si vas a cortar tu personalmente la leña, hay varios consejos que he aprendido con el tiempo que te vendrán bien.

Cómo preparar la leña recién talada

Si quieres que la madera se queme bien, sigue estos consejos. Lo primero, si puedes consigue un permiso para talar los árboles en invierno. En estas épocas las raíces de los árboles almacenan gran parte de la humedad del mismo.
El tamaño de los tocones de madera que vayas a hacer, tienen que ser de un grosor de un pulgar de diámetro. Unos diez centímetros aproximadamente. Esto permite que la combustión sea lo más eficiente posible.

Secado de la leña

Estufa de pelletsEstufa eléctricaEstufas de gas butano
estufa barata de pelletcalentador electrico portatilcomprar estufa de gas llama azul
Descubrir precioDescubrir precioDescubrir precio

Una vez cortada, queda buscar un sitio óptimo de almacenaje que haga de hogar de la leña. Lo mejor para que la leña seque bien, es un sitio al aire libre. Tiene que estar bajo techo para evitar el contacto con la lluvia. Pero al aire libre. Aquí viene la parte que muchas veces la gente pasa por alto. Y es que la leña necesita un tiempo de reposo, como los buenos vinos.

Lo recomendable es dejar que pase un año antes de utilizarla. En el caso de no tener la leña bajo techo, otra alternativa es cubrir la misma con una lona impermeable los días de lluvia para evitar que se moje y gane humedad nuevamente.

Por supuesto, puede utilizarse antes, pero la quema será menos eficaz. Aproximadamente después de estar un año a la intemperie, es cuando la madera alcanza ese porcentaje de humedad del 20% que os mencionaba anteriormente. En ese momento es cuando está lista para ser utilizada de manera optima.

Cómo comprobar si la leña está seca

Dos opciones. Puedes usar un aparato diseñado para medir la humedad, o usar un método casero para probarlo “a ojo de buen cubero”.

Para esto, necesitas mojar uno de los dos extremos del tronco de madera que has cortado y dejado en el hogar de la leña con jabón líquido. Si soplas desde el otro extremo de la madera saldrán burbujas y espuma de la madera si ésta está bastante seca.

Unos consejos finales si vas a comprar una estufa a leña para tu hogar

Si tienes espacio en tu hogar donde almacenar la leña, es una opción perfecta. También, si tu casa es relativamente pequeña, o quieres calentar una zona principal en la que esté situada la estufa, es una opción muy a tener en cuenta.

Eso sí, recuerda que siempre tienes que tener bien preparada la salida de humos de la chimenea. Una mala salida de humos resultará muy peligrosa. De todos modos, que eso no te preocupe demasiado. Es muy simple hacer la extracción de humos, y siempre es muy recomendable un detector de humos y gases como medida de seguridad indispensable. Con eso, tendrás la completa seguridad de que todo está en orden.

Recuerda también que lo ideal es que la chimenea esté lo más centrada posible a la zona que quieras calentar. Esto en ocasiones no puede controlarse. Por ejemplo si decides poner una estufa de pared. Si es móvil, o una de esas estufas de leña de segunda mano que puedan moverse, cuanto más céntrica, mejor. Así la distribución del calor se mejora y se repartirá de manera uniforme y eficaz.

Finalmente, también es importante comprar varios accesorios que te facilitarán considerablemente las tareas de limpieza. Eso sin mencionar la protección extra que ofrecen algunos accesorios. Resulta un precio muy pequeño para la utilidad que tienen.

En mi caso, frecuentemente tengo visita de amigos que vienen con niños pequeños. Desde luego, estar pendiente de ellos no es lo que más me gusta, así que un accesorio fantástico para mi ha sido una reja de seguridad. El fuego queda protegido, y así me despreocupo de que se puedan quemar en mi casa mientras yo me despreocupo de ellos en la medida de lo posible cuando están conmigo.

Desde estufasycalefactores.com te recomendamos ESTA estufa. comprar estufa de gas llama azul Haz clic en la imagen para conocer su precio actual en Amazon.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies